Este sitio Web utiliza cookies

Utilizamos Cookies Propias y de terceros para posibilitar el funcionamiento de nuestra página, obtener información sobre la navegación y analizar la actividad en esta web. Puedes aceptar y configurar tus preferencias a través de este aviso, así como obtener más información. Configurar Cookies.

Aceptar todas las cookies

Este sitio Web utiliza cookies

Permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales

Estas cookies permiten medir el tráfico de la web y desarrollar recursos para mejorar el rendimiento de la página. Nos ayudan a identificar cuáles es la información más relevante y cómo navegan los usuarios por la web. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima. Si no aceptas estas cookies, no podemos registrar y hacer seguimiento de tus visitas.

Aceptar todas las cookies selecionadas

Aceptar todas las cookies

anterior siguiente cerrar
22

Bolsa
de Madrid

Palacio de la Bolsa

Bolsa</br> de Madrid

© Fernando Madariaga

Desde su creación un 20 de octubre de 1831 y hasta 1893, la Bolsa de Madrid ha tenido distintos emplazamientos; el de mayor trascendencia fue el edificio de la antigua Aduana de Madrid, en la plazuela de la Leña, en donde se estableció en 1850 hasta la construcción de su sede actual. En todo caso, ese edificio carecía de las dimensiones, dignidad y representación que exigía la institución, y ello pese a que en 1873 se había erigido un nuevo edificio que sustituyó la fábrica de la antigua Aduana. La creación de una nueva sede se aprobó en julio de 1879, aunque no sería hasta junio de 1883 cuando se decidió su emplazamiento, gracias a la cesión del Estado del solar que había ocupado el teatro de El Dorado, en el paseo del Prado. Un año después, la Junta de Obras de la Bolsa de Comercio convocó un concurso nacional, ganado por el arquitecto Enrique María de Repullés y Vargas, con la obligación de introducir algunas modificaciones. Tras su conclusión a principios de 1893, fue inaugurado por la reina regente María Cristina de Habsburgo-Lorena el 7 de mayo de ese mismo año.