Este sitio Web utiliza cookies

Utilizamos Cookies Propias y de terceros para posibilitar el funcionamiento de nuestra página, obtener información sobre la navegación y analizar la actividad en esta web. Puedes aceptar y configurar tus preferencias a través de este aviso, así como obtener más información. Configurar Cookies.

Aceptar todas las cookies

Este sitio Web utiliza cookies

Permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales

Estas cookies permiten medir el tráfico de la web y desarrollar recursos para mejorar el rendimiento de la página. Nos ayudan a identificar cuáles es la información más relevante y cómo navegan los usuarios por la web. Toda la información recopilada por estas cookies es anónima. Si no aceptas estas cookies, no podemos registrar y hacer seguimiento de tus visitas.

Aceptar todas las cookies selecionadas

Aceptar todas las cookies

anterior siguiente cerrar
59

Real Jardín
Botánico

Real Jardín</br> Botánico

El 25 de julio de 1774, una Real orden de Carlos III disponía el traslado del Jardín botánico de Migas Calientes al paseo del Prado. Nacía así el Real Jardín Botánico que, como reza en la inscripción de su acceso principal, la Puerta del Rey, se establecía "Para salud y recreo de los ciudadanos". El plan inicial habría sido redactado por el arquitecto real Francisco de Sabatini, con la asistencia de los responsables del Botánico, Casimiro Gómez Ortega y José Pérez Caballero, concluyéndose hacia 1776. Falto de unidad y de armonía, y de complejo diseño, su ejecución se vería sometida a fuertes críticas que debieron determinar su abandono en 1780 y la elaboración de uno nuevo sobre la base del primero, que podría atribuirse al arquitecto Juan de Villanueva, en el que se buscó el rigor geométrico y racional inherente en un establecimiento de este tipo.

El proyecto inicial de Sabatini fue respetado en lo relativo a sus líneas perimetrales, la organización en tres planos o terrazas, adaptadas a la pendiente natural, lo esencial de la distribución en cuadros de la parte inferior y el cerramiento con su entrada principal o Puerta Real, configurada a modo de arco de triunfo. Para la Estufa Fría o Pabellón de Invernáculos, que debía coronar el testero del Jardín y oponerse visual y frontalmente, como un telón escenográfico, a la Puerta Real, Juan de Villanueva concibió en torno a 1778 un volumen de planta en forma de T y de un solo nivel.